02 marzo 2011

El aviso en la pared

Los estadounidenses utilizan una curiosa expresión para hablar de series en peligro serio de cancelación y de la actitud con la que sus guionistas se enfrentan a él: "the writing is on the wall". Ante los bajos índices de audiencia y la posibilidad de que las palabras de apoyo de los ejecutivos de la cadena se queden sólo en meras palabras, algunos guionistas optan por preparar las tramas para un posible cierre al final de la temporada, cubriéndose las espaldas por si la serie es cancelada. De este modo, pueden presentar un producto más o menos terminado, aunque también es cierto que esta posibilidad es raro que se dé en series canceladas abruptamente en su temporada de debut.

"Friday Night Lights" consiguió acabar en sus propios términos en la quinta temporada, pero antes había tenido que hacer que los finales de la primera y la tercera entregas pudieran funcionar como final de toda la serie. "Chuck" tiene que hacer eso mismo prácticamente en todas las temporadas, y muchas veces tiene que hacerlo no sólo en la season finale, sino también en el capítulo 13, por si la NBC rompe algún año la costumbre de encargar guiones adicionales. Los guionistas de "Pushing daisies" supieron con antelación que los cancelaban, así que pudieron rodar un último episodio que cerraba de un modo más o menos satisfactorio las principales historias. Por otro lado, hay otros que prefieren echarle un pulso a la cadena y terminar con un cliffhanger que parece decir"atrévete a cancelarme ahora". Rob Thomas hizo eso con "Verónica Mars" (y, en retrospectiva, igual es el mejor final, en cuanto a tono, que pudo darle), y Glenn Gordon Caron decidió acabar así la quinta temporada de "Medium", en la que la NBC los canceló sólo para ser repescados por un par más de temporadas por la CBS.

Muchos seriéfilos se levantan los sábados en un continuo estado de nervios por ver si las audiencias de "Fringe" del viernes anterior se mantienen dentro de los márgenes que pueden asegurarles la cuarta temporada. La serie lleva ya dos años con ese sinvivir, y es inevitable pensar que algunos de los desarrollos vistos desde la mitad final de la segunda temporada se deben, en parte, a que los guionistas no quieren guardarse lo bueno, no sea que nunca tengan oportunidad de llevarlo a cabo. Da la sensación, como comenta últimamente Kalimero en Twitter, que están planteándose la tercera temporada como un cierre de ciclo que, en el caso de que no logren continuar, pueda servir como final de la serie.

Curiosamente, hay otra, que no está en peligro en cuanto a las audiencias, que parece estar moviéndose también en esa dirección más por el rumbo que van tomando sus historias y la evolución de sus personajes. En "TV killed the movie star" se preguntan si "Cómo conocí a vuestra madre" no estará poniendo las piedras para terminar mucho más pronto que tarde. Sus creadores, Craig Thomar y Carter Bays, han dicho en alguna otra ocasión que han entrado en el tercer acto de la serie, y sabiendo lo seguidores que eran de "Perdidos" y "Battlestar Galactica", es posible que estén ya trazando el final, como podrían indicar las subtramas recientes de Marshall y Barney. Sin embargo, esta sitcom creo que va a aguantar una temporada más al menos. Todo el desastre de Charlie Sheen y la incertidumbre alrededor del futuro de "Dos hombres y medios" ha dejado a la CBS con una parrilla de comedias el lunes en la que "Cómo conocí a vuestra madre" es la que mejor funciona, así que no es probable que vayan a quitársela de encima justo ahora. Las renovaciones de esta serie solían ser un sufrimiento, por lo tardías, en sus primeras entregas, pero ya está lo suficientemente asentada para que eso no pase más.
Publicar un comentario