04 julio 2007

Es hora de cambiar

(ALERTA SPOILERS: Igual todos la habéis visto ya, pero justo es avisar que va a haber spoilers del final de la tercera temporada de "House". Por si acaso.)

Hubo dos frases que se repitieron mucho en el capítulo final de la tercera temporada de "House": "Es hora de cambiar" y "Te echaré de menos". Parece que los guionistas han decidido dar un golpe de timón y cambiar parte del escenario en el que se mueve un House que, por cierto, se nos ha mostrado más arrogante y más desagradable en el tramo final de la temporada, sin perder sus toques de humor. De ese modo, además, se hacía mucho más evidente como Chase, Cameron y Foreman se habían visto influenciados por su trabajo diario con él. Y resulta más fácil entender cómo los tres abandonan a House al final (en realidad, sólo dos, porque Chase es despedido). Pero cada uno se larga con un sentimiento diferente. En cierto modo, House lleva razón cuando le recrimina a Foreman su egoísmo por haber estado tres días de despedidas, sin llegar a irse nunca, como si disfrutara de ello. Chase opta por la resignación, y en cuanto a Cameron, parece ser la única, junto con House, que abraza con más convencimiento la idea de cambiar.
Después de un principio de temporada apoteósico, en la que decía las mejores borderías de la serie, Cameron se había quedado un poco atrás en todo el lío de Foreman cointra House. La veíamos participar menos, pero sí que nos mostraban las cosas que miraba, y de las que se daba cuenta. Todo eso cristaliza en su dimisión final, que termina pareciendo un acto más meditado de lo que podríamos suponer. Con su marcha, House se queda, a priori, solo. Y parece que va a disfrutarlo, de momento, al menos. El cambio de la guitarra (por cierto, ¿sería la que le regalaron los de Cuatro?) y su última charla con el marido de la paciente cubana apuntan en esa dirección, una dirección con la que David Shore intentará sacar a la serie del riesgo de la repetición. Lo que falta por ver es si pasará como al principio de esta temporada, cuando House aguanta sin cojear cuatro o cinco episodios, o será definitiva.
Es de suponer que Wilson y Cuddy ganarán más protagonismo, y es fácil imaginar que House tendrá nuevos "esclavos" a los que martirizar. ¿Aguantará con ellos, o veremos el regreso de alguno de sus primeros ayudantes? ¿O, por contra, éstos empezarán a volar solos?
Publicar un comentario