22 julio 2007

Las comedias son para el verano

Con este calor estival, hay dos telecomedias que ocupan la mayor parte de mis teleadicciones. Una es "Cómo conocí a vuestra madre", de la que por fin estoy empezando a ver la segunda temporada, una temporada con muchos cambios, como que Robin y Ted estén saliendo juntos y Lilly y Marshall hayan roto. Lo que se mantiene igual es Barney, cada vez más hilarante, y del que, aunque creamos atisbar algo de humanidad, enseguida vuelve a ser una rata de alcantarilla. Eso sí, el stormtroopper de las precuelas de "La guerra de las galaxias" que tiene en su casa es un puntazo.
La otra telecomedia fue uno de los estrenos de la NBC del otoño pasado, "30 Rock", o como se llama en España, "Rockefeller Plaza", una serie creada por la guionista y actriz Tina Fey, curtida durante 8 años en "Saturday Night Live", y que cuenta, precisamente, las entretelas de un show parecido a ése, en el que su creadora, Liz Lemon, debe lidiar con los egos de sus guionistas, el nuevo actor contratado para el programa y Jack Donaghy, el nuevo ejecutivo de la cadena que va a supervisarlo todo. Cuando se presentó, "30 Rock" era la hermana pobre de otra serie de la NBC que también contaba los entresijos de un programa de sketches de humor, "Studio 60 on the Sunset Strip". Ninguna de las dos tuvo mucha suerte con la audiencia, pero la primera consiguió buenas críticas y, de alguna manera, la cadena la movió a su noche estelar de los jueves, junto a "Scrubs", "Me llamo Earl" y "The Office", y la renovó para una segunda temporada.
La serie está poblada por una panda de personajes verdaderamente peculiares de los que, por ahora, sobresalen dos. Uno es, evidentemente, Jack Donaghy, el ejecutivo que llega a la NBC después de haber patentado un horno con tres tipos de calor, y que, en manos de Alec Baldwin, transmite a la vez cierta sensación de jefe mafioso, de respeto por Lemon y de ganas por interferir en el programa pensando que lo que hace es por su bien. El manejo de los tiempos de Baldwin y la manera en que suelta sus frases hacen que Donaghy sea uno de los grandes halazgos, lo mismo que el asistente Kenneth (Jack McBryer), un trabajador de la cadena entusiasta e ingenuo.
"30 Rock" ha conseguido, por sorpresa, un buen montón de nominaciones a los Emmy que pueden representar su tabla de salvación. Así, sin hacer mucho ruido, puede consolidarse como una de las comedias más divertidas y ocurrentes de los últimos tiempos. Desde luego, yo no esperaba demasiado al principio, pero siempre hay varios momentos en los que termino a carcajada limpia.
Publicar un comentario