20 julio 2007

Unos premios de televisión que no ven la televisión

Como era de esperar, las reacciones de críticos y blogueros teléfilos a las nominaciones de los Emmy han sido gélidas, por quedarnos en un adjetivo suave. Además de lamentarse de las series que no han conseguido estar nominadas, y despotricar contra algunas de las que sí lo están, han vuelto a poner sobre la mesa el que parece, a todas luces, el problema de fondo en todo el proceso de selección de candidatos: los miembros de la academia de televisión, en realidad, no ven la televisión.

Un crítico estadounidense decía que, para imaginarse el desastre que son los Emmy, sólo había que imaginarse que los académicos de los Oscar vieran sólo 15 minutos de las películas participantes, en lugar de llegar hasta el final. Una película con un principio espectacular, pero que después se desinflara rápidamente (como "Ojos de serpiente", de Brian De Palma), acapararía gran parte de las nominaciones sobre otras que van manteniendo la tensión in crescendo. Algo así pasa en los Emmy. Las series, y sobre todo las que implican un fuerte componente serializado, no pueden juzgarse por un solo capítulo, que es lo que ven los académicos de los Emmy. Por ejemplo, "Through the looking glass", el final de temporada de "Perdidos", ha conseguido nominaciones al mejor guión y mejor dirección, y la serie está entre las candidatas a mejor reparto. Sin embargo, ese episodio requiere de ciertos conocimientos anteriores sobre la serie y su trama (que Jack Shepard no te suene a jugador de fútbol americano, por caso), circunstancia que hace que, en la primera fase de la votación, cuando todo el mundo vota a todo, sus opciones se vean seriamente reducidas. Si "Boston Legal" envía un capítulo autoconclusivo, con gran tensión dramática, en el que no hace falta tener ningún antecedente de la serie...

Lo mismo se aplica a las categorías de actuación. Mariska Hargitay, que ganó el año pasado por "Ley y orden: Unidad de Víctimas Especiales" y ha estado nominada otras veces, se beneficia de que, en todas las temporadas, hay siempre un capítulo con un caso muy dramático en el que la detective Olivia Benson se implica más y lo da todo. A Elizabeth Mitchell ("Perdidos") esto le perjudica porque el nivel de su sutil trabajo se ha visto a lo largo de toda la temporada, y es difícil apreciarlo en un solo episodio (incluso aunque ése sea "Not in Portland").

P.D.: Sí, "Galáctica" es otra de las que sufre con este sistema de votación, pero es inútil seguir quejándose. En su lugar, he de decir que, aunque intentaba no emocionarme demasiado con "Razor", la película de dos horas que se emitirá en noviembre, las cositas que se están filtrando sobre ella han sido suficientes para esperarla con mucha curiosidad. Además de descubrir de dónde sacó Ron Moore la cantinela de "all of this has happened before and all of it will happen again" (al parecer, es el principio de la versión Disney de "Peter Pan"), se han extendido como la pólvora los rumores de que el odio de la almirante Cain hacia Gina, el modelo Seis que aparece en la Pegasus, puede deberse no sólo al hecho de que sea una cylon, sino a algo más relacionado al último diálogo entre ambas ("Frak me"-"You're not my type"). Además, sabremos algo más del pasado del almirante Adama y lo que estuvo haciendo durante la Primera Guerra Cylon.
Publicar un comentario