23 julio 2007

Secundarios con tirón

Los personajes secundarios de una serie son uno de sus puntos clave. Ocupan poco tiempo en pantalla, y sus tramas nunca van a ser tan importantes como las de los protagonistas, pero precisamente por esa brevedad hay que conferirles una entidad diferenciadora que los haga destacar entre el fondo de actores invitados y personajes esporádicos. Lo que suele ocurrir a veces es que, en el esfuerzo porque ese secundario sea atractivo, termina robándole el show al personaje principal.

La serie que hoy recomienda el blog Espoiler es "Cómo conocí a vuestra madre", y ahí se habla de Cosmo Kramer, un gran ejemplo de secundario roba-escenas que, si tenía un capítulo inspirado, se adueñaba de "Seinfeld" con total facilidad. Lo mismo hace Barney en la telecomedia recomendada. Los guionistas reservan sus apariciones para no quemar el personaje y, cuando lo vemos en acción, es imparable, hasta el punto de que es la mejor razón para ver esta serie (por cierto, en su segunda temporada se da una cuestión muy curiosa, y es que todo fluye de manera natural, sin esfuerzo aparente, como ejemplifican a la perfección los mil usos de Swarley, incluyendo el homenaje final a "Cheers"). El secundario resultón se convierte a un importante factor añadido de tu serie, y sólo falta que ese factor se sepa emplear sin quemar al personaje y sin cargarte la serie.

Hay muchos de estos ejemplos, como Steve Urkel, que en "Cosas de casa"no aparece hasta la mitad de la primera temporada, y luego se lleva la serie de calle. Un bloguero aficionado a "Everwood" bautizó esta circunstancia como el "síndrome de Bright Abbott", refiriéndose al hemano de Amy que sustituyó a Ephram en el corazón de muchos (y muchas) fans como personaje favorito de la serie. Otra que no necesita mucho para robar el show es Elizabeth Perkins como Celia Hodes en "Weeds", consiguiendo que un personaje detestable sea uno de los mejores, más complejos y que garantiza la mayor diversión. A los seguidores de "The Office" les pasa también algo parecido con Dwight Schrute (Rainn Wilson), el trabajador más friki de Dunder-Mifflin, y en los episodios menos emocionantes de "Perdidos" siempre nos quedaba Hurley. Incluso en "Héroes", el archivillano previsto sólo para una temporada, y sólo como un secundario más, Sylar, demostró rápidamente que era más interesante que bastantes de los héroes protagonistas, descontando al señor Bennett, otro segundón que se ganó por derecho propio más espacio en la serie.

Hace algún tiempo hice mi personal recopilación de secundarios favoritos, a los que debería añadir, además de Barney y Celia, a Rochelle, la hilarante madre de "Todo el mundo odia a Cris", a Sarah, la hija mayor del clan Walker en "Cinco hermanos" (aunque su papel secundario se podría discutir), la señora McCluskey en "Mujeres desesperadas", el genial Landry en "Friday Night Lights" y el teniente Gaeta de "Galáctica", que empieza siendo una especie de Smithers para Gaius Baltar y sabe Dios dónde acabará en la última temporada.
Publicar un comentario