06 julio 2008

El tiempo se acaba

ALERTA SPOILERS: Esta vez, el aviso tiene dos partes, una referida al final de la cuarta temporada de "Doctor Who" y la otra, al final genuinamente "what the frak!" de la tercera de "Bones". Ése es breve, pero he de hacerlo igualmente. Ahora, como dice el Doctor, "allons-y!".

1.- Los finales de temporada de "Doctor Who" nunca me han parecido los mejores capítulos de cada entrega. A veces son demasiado grandilocuentes, y llega a cargar un poco que los Daleks, con semejante pinta, sean siempre los más malos malosos del mundo mundial (eso sí, me encantaron los Daleks en Alemania gritando "exterminatieren", o algo así). Sin embargo, teniendo en cuenta que no tendremos temporada regular de "Doctor Who" hasta 2010, con Steven Moffat al mando, y que el año que viene sólo habrá cuatro especiales (lo último que hará Russell T. Davies como productor ejecutivo), era lógico que este final no sólo reuniera a todos los acompañantes que han viajado con el Doctor en estos cuatro años, sino que fueran los villanos más asociados a él, los Daleks, los que amenazaran con acabar con todo el Universo.

Además, recuperan al que muchos consideran el gran archienemigo del Doctor en sus 40 años de historia, Davros, el creador de la raza de Dalek (y un poquito Palpatine en su nueva encarnación; de hecho, la confrontación final con el Doctor, y sus alusiones a su ira y sus ansias de venganza, parecían sacadas del final de "El retorno del Jedi"), y se riza el rizo no con uno, sino con dos Doctores, además de habernos engañado vilmente en el capítulo anterior haciéndonos creer que el Doctor iba a regenerarse. Las opiniones sobre este capítulo no pueden ser más radicalmente opuestas, pero es seguro que eso es lo que estaban buscando, que los fans se pasen horas y horas discutiendo sobre si de una vez hemos averiguado qué es el Lobo Feroz, sobre si Mickey y Martha van a unirse a Torchwood, sobre si no era todo demasiado a lo grande.

Yo me lo he pasado estupendamente. La diversión que me proporciona esta serie hace que le pase todas esas inconsistencias, deus ex-machinas y chaladuras porque el Doctor es un gran personaje y, este año, hemos tenido un primer capítulo ("Partners in crime") muy divertido y el doble de Steven Moffat ("Silence in the library" y "Forest of the dead") ha estado a la altura. Además, las pistas que llevaban al final han estado mejor colocadas a lo largo de toda la temporada (las profecías de los Ood, la cara de Rose apareciendo por todas partes, la alusiones a las abejas) y no ha dejado de estar bien ver de nuevo a todos los acompañantes. Rose consigue lo que quería, más o menos, Martha es definitivamente un ente independiente y muy parecida al Doctor (les da una oportunidad a los Daleks antes de mandarlo todo al carajo, como hace él) y el destino de Donna, aunque no es la muerte, no deja de ser doloroso. Por un momento, saliste de tu vida mediocre y de tu autoconvencimiento de que no eres nadie, de que eres prescindible, para convertirte en alguien especial, alguien capaz de viajar a sitios maravillosos, de sobrevivir a situaciones terribles gracias a tu ingenio, de encontrar una persona que te aprecia por lo que eres y que te anima a desarrollar tu potencial... Y lo olvidas todo, para siempre.

2.- El mayor momento "What the frak?!" de toda la temporada televisiva ha sido, tal vez, la revelación de quién era Gormogón en "Bones". ¿Zack es su aprendiz y Gormogón es un don nadie? Hart Hanson, creador de la serie, dijo en una entrevista que, como iban a entrar en la cuarta temporada, querían sacudir un poquito las cosas e idearon todo el arco del sádico asesino medieval, pero que no entraba en sus planes que todo se resolviera tan precipitadamente (la huelga de guionistas, ya se sabe). La cara de Cam cuando Brennan y Booth le confirman la culpabilidad de Zack no es nada comparada con la que se me quedó a mí. Por otro lado, he de decir que me río mucho con esos dos. Veremos qué nos depara ese principio de cuarta temporada que están rodando en Londres. ¿Aparecerá de nuevo Stephen Fry?

Música de la semana: Justo antes de ese final de temporada, "Bones" tuvo un capítulo ambientado en parte en un bar de karaoke, en el que aparecieron un par de concursantes de "American Idol" y se cantaba "9 to 5", de Dolly Parton. Sin embargo, la elección más divertida es la de esta canción de The Killers, "Bones", que se pudo escuchar un par de capítulos antes, en uno en el que el muerto aparece en el gimnasio de un instituto, si no recuerdo mal. Por cierto, el vídeo de la canción es digno de verse, con homenaje a los míticos esqueletos de "Jasón y los Argonautas" incluido.
Publicar un comentario