04 julio 2008

Nacidos el 4 de julio

El sentimiento patriótico y la religión son dos cosas que prácticamente nunca faltan en ninguna serie estadounidense. Es algo tan imbricado en su ADN nacional, que no puede separarse de ninguna manifestación televisiva. Si es cierto que incluso las series de acción descerebrada funcionan como "documentales" de su tiempo (incluso "Las chicas de la Cruz Roja" sirve ahora como una muestra "en vivo" de cómo era Madrid a finales de los 50), lo es porque sus responsables llevan incorporado un bagaje, un sistema cultural y de creencias, de valores, que no puede separarse de lo que hagan. Lógicamente, a algunos se les ve más el plumero que a otros, y los hay que utilizan todo ese equipaje para criticar lo que no les gusta de su país.

Ya sabéis que, a la vez que por Madrid va a desfilar la cabalgata del Orgullo Gay, en Estados Unidos celebrarán su independencia de la Corona inglesa, declarada oficialmente el 4 de julio de 1776, con fuegos artificales, barbacoas y un largo fin de semana festivo que, por ejemplo, es uno de los más cotizados por los estudios de cine (este año, parece "Hancock", y otra vez Will Smith, la película preparada para asaltar la taquilla). Uniendo este día con esa capacidad de la televisión y el cine para reflejar nuestra realidad (incluso aunque esté ambientado en el espacio exterior), no hay más que ver "Friday Night Lights", sobre todo su primera temporada, para ver la importancia que la religión y el orgullo de pertenecer a un determinado sitio tienen en ellos, y el aislamiento que inducen en quien no los siente de la misma manera.

"El ala oeste de la Casa Blanca" podía ser un retrato demasiado idealizado, pero seguro que sirvió a más de uno para entender un poco cómo funciona la política americana, igual que he leído a algún crítico que dice que "Urgencias" es una pincelada acertada sobre su sistema sanitario. Todas acaban haciendo algo parecido a lo que hace la novela negra; mostrar la realidad de una sociedad a través de una trama que, a priori, no tiene nada de novela social. Pero incluso "La Patrulla X" era una metáfora sobre la lucha por los derechos civiles en los 60.
Publicar un comentario