21 julio 2008

Mal de ojo

Un rodaje muy accidentado, un presupuesto que se sale de madre, un batacazo en taquilla de los que hunden carreras, alguna leyenda urbana sobre la producción... Hay un montón de razones por las que una película puede llevarse de pronto la etiqueta de "maldita", y no siempre es porque esté "embrujada" o gafada. "Titanic" estuvo a punto de ganarse semejante sambenito porque James Cameron se gastó el oro y el moro en el rodaje (que sufrió unos cuantos accidentes), no paraban de surgir rumores sobre tensiones entre el equipo y comenzó a extenderse la sensación de que aquello iba a ser "Waterworld 2" en cuanto a desastre en taquilla (luego, al parecer, la cinta de Kevin Costner tampoco perdió tanto dinero). De hecho, el día de su estreno andaba medio Hollywood con el puñal a la espalda, preparado para despellejar a Cameron en cuanto su película chocara con el iceberg del primer fin de semana. Por suerte para él, el tema funcionó, con taquillazo de impresión en todo el mundo y carretilla de Oscars incluida.

Este fin de semana he estado viendo un documental muy interesante (y muy largo) sobre el rodaje de "Blade Runner", lleno también de apreturas de dinero y de tiempo, de malentendidos entre Ridley Scott y el resto de su equipo y de un montaje y post-producción tan accidentados, que casi se comprende que haya creo que cinco versiones de la misma película. Si no fuera porque la salida en VHS permitió que el público la redescubriera, el noir futurista de Scott habría sido una película maldita en toda regla, porque el fracaso en taquilla y el vapuleo que recibió de la crítica fueron de escándalo. No llegó al nivel "Ishtar", que merecía los palos, pero poco le faltó.

Por lo menos, la película de Warren Beatty y Dustin Hoffman no llevó a un estudio a la bancarrota, como ocurrió con "La puerta del cielo" y "Corazonada". La primera hundió United Artists y a su director, Michael Cimino, que venía de un éxito como "El cazador" y luego no tuvo suerte (su último trabajo, "Sunchaser", es de 1996). La segunda dejó en la ruina a Francis Ford Coppola, y le costó mucho recuperarse. De hecho, no llegó a conseguirlo del todo, incluso a pesar de las nominaciones a los Oscar de "El padrino III". Por lo menos, muchos de los imaginativos neones de "Corazonada" acabaron en "Blade Runner".

De todos modos, el rodaje más accidentado del que recuerdo haber leído últimamente es el de una película que nunca se hizo, "The man who killed Don Quixote", de Terry Gilliam. Una lesión en la espalda de Jean Rochefort, inundaciones, problemas de dinero... El ex Monty Python sufrió de todo durante el principio del rodaje de aquella película, pero las circunstancias le superaron. De hecho, todos aquellos problemas llevaron a que las aseguradoras sean ahora las propietarias del guión de la película. Todo ese desastre se refleja en un peculiar documental, "Lost in La Mancha", que iba a ser el making of de la cinta y que termina siendo la crónica de una muerte anunciada. A Gilliam le pasó como a Orson Welles, que batalló en vano durante años para poner en pie su propia versión del Quijote. Logró empezar a rodar, pero su protagonista falleció, impidiendo que la película se hiciera. Muchos años más tarde, Jesús "Jess" Franco montaría todo el material rodado, siguiendo instrucciones dejadas por Welles, en "Don Quijote de Orson Welles".

P.D. offtopic: Sí, esto no tiene nada que ver con todo lo anterior, pero cada vez está sorprendiéndome más el proyecto de "Ley y orden: UK" que el canal ITV ha puesto en marcha en Londres. Primero anunciaron que su productor ejecutivo sería Chris Chibnall, guionista principal de la segunda temporada de "Torchwood", y ahora resulta que Jamie Bamber será uno de los policías (junto a Bradley Walsh, un veterano de "Coronation Street") y se rumorea que Freema Agyeman será una de las fiscales. Holy frak?! Suena tan delirante que tengo que ver aunque sea el piloto. ¿No hay sitio para Michael Motherfrakker Hogan? Lo mejor de todo es que los ingleses ya tuvieron una serie que se llamaba "Ley y orden" a finales de los 70. Es todo muy desconcertante.
Publicar un comentario