08 julio 2008

La deconstrucción del superhéroe

Últimamente, parece que los superhéroes corrientes, con problemas como los del común de los mortales y alejados del estereotipo del "tío en mallas que vuela", vuelven a suscitar el interés de Hollywood. No es que sea algo nuevo de esta época que vivimos, porque siempre ha habido héroes de este tipo desde que Superman nació, en 1938. Lo curioso es que surjan de golpe "Héroes", y sus personas con habilidades extraordinarias, y la última película de Will Smith, "Hancock", sobre un superhéroe alcohólico y sin techo que pasa de todo el mundo (y cuya buena taquilla no ha librado de unos buenos palos). Las dos se verán completadas (y espero que mejoradas) por la adaptación al cine de "Watchmen", el cómic de superhéroes definitivo para muchos, y que los presenta bajo una luz desmitificadora, cuanto menos.

Además, la semana que estuve en Nueva York vi una exposición en el Metropolitan en la que diferentes modistos "deconstruían" los trajes de algunos superhéroes famosos basándose en algunas de sus cualidades, como la capacidad de volar, los cuerpos superelásticos o los exoesqueletos. Este último ejemplo está más en sintonía con lo entroncada que tenemos la figura del superhéroe en la cultura popular (una figura que tiene también su lado oscuro, un poquito fascistoide), pero nos sirve. Vuelven a surgir series protagonizadas por gente con algún tipo de poder (lo que está más de moda es leer la mente o hablar con los muertos) y Hollywood desempolva los héroes más olvidados para hacerlos protagonistas de sus propias películas (hasta Ant-Man va a tener la suya).

Es muy probable que sea una cuestión social. En los 50 aparecieron superhéroes "nucleares", como el Capitán Átomo (es más de los 60, vale), en los 60 y 70 se abrió la puerta a superhéroes más sociales (la famosa metáfora de los mutantes de X-Men) y, otras veces, simplemente aparecían como una reacción a otro héroe (Batman, que no tiene poderes, fue la respuesta de DC Comics a Superman, que empezó a publicarse en Action Comics). Con el panorama post 11-S y que las personas normales y corrientes estén en el punto de mira de realities y demás programas, es lógico este boom de los superhéroes.

P.D.: Me pareció muy curioso que una de las piezas del puzzle de "Los cronocrímenes" sea esta canción de Blondie, "Picture this".
Publicar un comentario