24 julio 2008

Las infinitas tonalidades del gris

Si hay algo realmente difícil de conseguir al mostrar una situación en una película o una serie, es que no se note el filtro de su autor. Simplemente por el hecho de que alguien esté contándonos algo, ese algo ya está pasado por su punto de vista y, de algún modo, sesgado porque es esa persona quien nos lo cuenta, en lugar de que nosotros veamos ese hecho concreto con nuestros propios ojos. Si la obra trata algún tema polémico, o muy de actualidad, todavía resulta más tentador que su autor se dedique a predicar, a decirnos qué debemos pensar y opinar, en lugar de limitarse a mostrar ese tema con todas sus ramificaciones (lo que suele ser, al final, mucho más efectivo).

Como le dicen a Jack Ryan en "Peligro inminente", el mundo no es blanco o negro, sino que hay infinidad de tonalidades de gris. Las personas somos ángeles y demonios a la vez y un único hecho tiene tantas lecturas como testigos lo estén presenciando. Esta discusión está ahora mismo muy presente en los blogs y medios que comentan "Generation Kill", haciendo hincapié en que su principal característica es su esfuerzo por mostrarnos el día a día de los soldados estadounidenses en Irak, y a los propios soldados, tal y como son. A veces se comportan como críos maleducados, otras veces son divertidos y sarcásticos, o ignorantes, o compasivos, o buenos profesionales o unos completos idiotas. La serie nos enseña toda la paleta de color posible en esa situación, y deja la toma de postura en cada espectador, reconociendo que ya somos mayorcitos para poder hacerlo sin que nadie nos guíe.

Es algo que se hace continuamente en "The Wire", donde hay un personaje sensacional como Omar que puede ser un ladrón, un asesino brutal y una persona con principios y un hombre cariñoso. Ninguna de esas características entra en conflicto con todas las demás porque sólo son partes del mismo personaje, y contribuyen a darle profundidad, tridimensionalidad, a hacerlo parecer real. Incluso quien no tiene demasiada afición por "Galáctica" reconoce esa misma característica común de sus personajes y de sus situaciones; aunque estén encerrados en una nave espacial, dando tumbos por el universo, no es tan difícil imaginar que Kara Thrace existe de verdad, ella y sus problemas consigo misma, con la bebida y con el resto de los mortales.

P.D.: Y ahora, algo completamente diferente, y muy friki. De hecho, creo que sólo tengo una palabra para describir esto, o dos, en realidad. Frakktastic y uchini!! (Sí, son mis regalos atrasados de cumpleaños).


P.D. 2: Sí, las citas de la parte superior de la página están un poco monotemáticas con "Expediente X", pero ésta bien lo merece. Si queréis verla en vivo y en directo, aquí está el fragmento de "Chinga", un episodio de la 5ª temporada, escrito por Stephen King, al que pertenece.
Publicar un comentario