15 marzo 2010

El modelo Remington Steele

Los críticos de televisión Alan Sepinwall y Daniel Fienberg tienen desde hace un par de meses un podcast llamado "Firewall & Iceberg", en el que todos los miércoles analizan la actualidad de la última semana. Por las fechas en las que han empezado su experimento, siempre empiezan hablando de "American Idol" y acaban con "Perdidos", y en medio comentan los últimos estrenos, la marcha de alguna serie en concreto o alguna noticia de interés en el mundillo. Hace un par de semanas, una de esas noticias era el retraso del remake de "Principal sospechoso" porque no encontraban a la actriz adecuada y, al mismo tiempo, que Dermot Mulroney había sido elegido para protagonizar la nueva versión de "The Rockford files", una serie que James Garner protagonizó en los 70 sobre un detective que, al parecer, descansaba completamente en el encanto y el carisma de su actor principal.

Yo nunca la vi (creo que yo ni siquiera era una idea cuando se emitió en su momento), pero por lo que los dos comentan en el podcast, debía ser de éstas "de casos" autoconclusivos que enganchaba porque tenía un personaje con gancho (y un actor con carisma) que hacía que volvieras cada semana a verla. Se preguntan si Mulroney, aunque aterrice con el cartel de "actor de cine" que las cadenas buscan a veces para dar caché a una de sus producciones, tiene de verdad el suficiente carisma para llevar sobre sus hombros el peso de una serie de estas características. Eso implica salir en todas las escenas y dejar al público con ganas de verte incluso más. La única comparación actual válida que se me ocurre ahora mismo es la de Nathan Fillion en "Castle", pero la hago sin haber visto "The Rockford files", por lo que no sé si las dos series pueden tener algo en común.

Seguro que no fue el primero (el propio Garner ya lo hizo en la serie de "Maverick"), pero aquí se busca seguir la línea de Pierce Brosnan en "Remington Steele". Necesitas un actor cuyo encanto y presencia sean naturales, que no se noten forzados, que se vea cómodo en la piel del personaje, como si fuera un traje a medida. No extraña nada que la serie fuera el trampolín de Brosnan a la fama y, eventualmente, a la saga de James Bond, y tampoco que le costara tanto sacudirse de encima la sombra de aquel ladrón rompecorazones. Cuando se empezó a hablar de esta nueva "The Rockford files", el modelo de actor televisivo que se mencionaba más a menudo era David Boreanaz (sobre todo gracias a su Seely Booth de "Bones"), pero tampoco es raro que, siendo una de sus grandes apuestas para la próxima temporada, la NBC haya querido buscar el reclamo de una "estrella" de cine.

Muchas veces hemos hablado de que es muy importante dar con el actor adecuado para llevar casi todo el peso de una serie. Si te equivocas, acabas teniendo cosas como "La mujer biónica" (sospecho que, aparte, Michelle Ryan estaba muy incómoda con un acento americano que no era el suyo), y lo mismo sucede si das con una pareja con tan poca química como el ya mencionado Nathan Fillion y Stana Katic (aunque ella esté un poco más suelta esta segunda temporada). Pero si aciertas como "House" hizo con Hugh Laurie, ya tienes más de la mitad del camino hecho.

P.D.: A veces, al hablar de que determinado actor nos gusta mucho, solemos decir que lo veríamos hasta leyendo la guía de teléfonos. "30 Rock" se marcó un chiste sobre esto la semana pasada que no estuvo mal.
Publicar un comentario