25 marzo 2010

Leia Lemon contra la NBC

Hay dos referencias que nunca faltan en un capítulo de "30 Rock" a la hora de sacarse un chiste o un pequeño momento o guiño gracioso de la chistera: la situación en la NBC (lo que incluye el product placement más descarado y meta-comentado que yo recuerdo haber visto) y "La guerra de las galaxias". Tina Fey se une al club de fans de la trilogía espacial de George Lucas (hablamos siempre de la original, no de las pecuelas) que forman también J.J. Abrams, Damon Lindelof y Carlton Cuse por un lado, y Carter Bays y Craig Thomas por otro, que son los que más prominentemente hacen referencias a "Star Wars" en "Perdidos" y "Cómo conocí a vuestra madre", respectivamente. Que Fey era fan ya lo sabíamos desde la primera temporada, pues Liz y Pete han intercambiado más de una vez alusiones a personajes de las películas para comentar algo que les preocupe (en la segunda parte de este vídeo, Fey explica claramente de qué trilogia de "Star Wars" es seguidora).

Aparte del disfraz de Leia que Liz utiliza para librarse cada vez que la eligen para ser jurado, el capítulo de la semana pasada ("Don Geiss, America and hope") dejó el mejor chiste con el universo de "La guerra de las galaxias" que han hecho hasta el momento. Me perdí parte del funeral de Don Geiss riéndome todavía de esa alusión (como no la esperaba, el impacto fue mayor). Pero, además, ese episodio llevó sus bromas-comentario sobre la situación de la NBC todavía más lejos si cabe de lo que lo hacen habitualmente. Como no podían dejar pasar la venta de la cadena a Comcast (una teleco servidora de servicios de cable, teléfono e internet), se han inventado una compañía llamada Kabletown (con K, como no deja de repetir Jack) que hace permite un poquito de cachondeo con toda esta operación. Han hecho chistes referidos a su sede en Filadelfia (donde se ubica realmente Comcast), que han permitido a la vez bromear sobre las ciudades natales de Liz y Jack (Liz, como no podía ser de otro modo, comparte origen con la propia Fey, nacida en el oeste de Filadelfia. Jack es de Boston mientras su intérprete, Alec Baldwin, es neoyorquino), y se han canchondeado de que su negocio hace ganar dinero sin necesidad de mover un dedo.

Nunca dejo de sorprenderme de cómo demonios les permiten semejante nivel de crítica y chistes hacia la NBC (incluso sacan de vez en cuando el lado humorístico de uno de sus presentadores de informativos estrella, Brian Williams, que es bastante divertido). Se han tomado a guasa la Green Week de apoyo de boquilla al medioambiente (que se las trae, es cierto), han hecho todo tipo de bromas sobre la mala situación empresarial, financiera y en las audiencias de la cadena (hasta llgaron a venderle la E de General Electric a Samsung), y cada vez que Jack se reúne con otros ejecutivos de la cadena, las situaciones son de todo menos serias. Ahí radican gran parte de las virtudes de la serie. Nadie tiene miedo de ser objeto de chanzas y ridículo (Tina Fey, la primera, especialmente cada vez que se hace un recordatorio al patético pasado de Lemon), y si ni ellos mismos se toman demasiado en serio, no lo van a hacer con una NBC que, francamente, tampoco puede tomarse demasiado en serio,

P.D.: Por cierto, que el capítulo dejó también un nuevo palabro absolutamente genial: "Lizzaster!!"
Publicar un comentario