09 marzo 2010

Las cosas que odia Adolf

Tal vez recordéis "El hundimiento", una película alemana de 2004 nominada al Oscar a la mejor película extranjera el mismo año que ganó "Mar adentro". Narraba los últimos días de Hitler en el búnker de Berlín y destacó por ser la primera película alemana sobre la Segunda Guerra Mundial que trataba directamente este tema, ayudada por la excelente interpretación de Bruno Ganz. El clímax de la cinta, su escena más recordada, es el estallido de Hitler a sus generales cuando le dicen que están a punto de perder la guerra y de que los rusos lleguen a Berlín. De hecho, esa escena se hizo tan famosa, que dio pie a un verdadero Big Bang de parodias que, cambiando los subtítulos, hacían que Hitler estuviera cabreado por prácticamente cualquier cosa que ocurriera en el mundillo de la cultura popular. La última, por ejemplo, ha sido sobre "Chuck", y aunque a veces cansa que esta moda nunca se agote (la película ya tiene seis años), lo cierto es que algunas de esas parodias proporcionan momentos muy divertidos, y hasta Oliver Hirschbiegel, el director de la película, se confiesa más o menos fan.

Por ejemplo, era inevitable que comentara su decepción sobre el iPad, el nuevo juguetito de Apple, que opinara sobre la separación de Oasis, y hay toda una serie comentando la temporada del Manchester United, incluyendo la marcha de Cristiano Ronaldo al Real Madrid. Hay parodias sobre la retirada de algunas de ellas de YouTube, sobre el fracaso de Sarah Palin como compañera de candidatura de McCain en las elecciones presidenciales de EE.UU., el Telegraph llegó a listar las 25 mejores parodias en octubre de 2009 y el fenómeno mereció su inclusión en el magazine del New York Times. Pero quizás las más divertidas sean las meta-parodias. Con ésta os haréis una idea de por dónde van los tiros.

Publicar un comentario en la entrada