17 marzo 2010

Mentes que fueron tiernas e infantiles

Ser niño actor en Hollywood y crecer delante de las cámaras puede ser muy malo. Como bien demuestra el "efecto Tina Yothers", los críos que empezaron siendo estrellas de la tele o el cine no tienen garantizado que ese éxito se traslade a sus carreras como actores adultos, si continúan en el negocio. La adolescencia acarrea unos cambios corporales que no siempre sientan bien (ejemplo, Macauley Culkin) y lo que de pequeños podía parecer talento, al final resulta no ser más que monerías de niño, cosas que salían naturales con 10 años pero que no pueden seguir haciéndose con 18 porque ya no , dan el pego.

El viernes, en Estados Unidos se va a poder ver el paso de actrices infantiles-juveniles a adultas de Dakota Fanning y Kristen Stewart cuando se estrene "The Runaways", una cinta que repasa la corta, pero intensa, existencia del grupo homónimo de punk, formado enteramente por mujeres, a mediados de los 70. El grupo alumbró a Joan Jett (famosa después por canciones como "Bad reputation") y su cantante, Cherie Currie, escribió unas memorias que han servido de base para la película, contando el torbellino en el que ellas dos, siendo aún adolescentes, se metieron para cumplir sus sueños de triunfar en un mundo tan masculino como el rock de aquella época. Fanning, de 16 años, y Stewart, que está a punto de cumplir 20, pueden muy bien entrar de lleno en el mundo adulto con esta cinta independiente (aunque luego sigan con sus papeles en la saga "Crepúsculo" para regocijo de sus fans adolscentes), y seguir un camino que las aleje de Lindsay Lohan (que tenía mucho talento) y las acerque a Natalie Portman o Scarlett Johansson (Fanning ya empezó a dar estos pasos hace unos tres años).

Porque en Hollywood no es raro que la carrera de un actor infantil descarrile y, en ocasiones, acabe muy mal (últimamente hemos tenido los casos de Corey Haim y Brad Renfro). Judy Garland y Mickey Rooney eran dos estrellas enormes cuando eran niños, en la década de 1930, e hicieron un buen número de películas juntos. Para poder rodarlas rápido (y rodar muchas), se dice que los estudios les proporcionaban anfetaminas y otras drogas para mantenerlos activos y siempre trabajando, y eso pasaba factura. Elizabeth Taylor también fue una estrella infantil, pero salió mejor parada (aunque ha tenido sus problemas, no todos llamados Richard Burton), y en esta web recopilan otros casos de niños actores que no tuvieron suerte al hacerse mayores.

Pero hubo otros que lograron mantenerse en la industria y dar el salto sin problemas a los papeles de adultos. Ahí está Jodie Foster (que trabajó, por cierto, con Stewart en la película en la que ésta empezó a hacerse conocida con 12 años, "La habitación del pánico"), o Anna Paquin, que consiguió evitar el destino de otra ganadora del Oscar con 11-12 años como Tatum O'Neal (con muchos problemas con la justicia, y que resulta que hace de la madre de Fanning en "The Runaways"). Alyson Hannigan, Seth Green, Leonardo Di Caprio, Elijah Wood, las ya mencionadas Portman y Johansson... Todos ellos dieron la transición de niños a adultos de una manera poco traumática (algunos mejor que otros, claro), y tenemos por ahí un proyecto de seguir ese camino que tiene 14 años y se llama Abigail Breslin.
Publicar un comentario en la entrada