12 mayo 2010

De memes, evoluciones y actores gays

1.- El nuevo blog de Alan Sepinwall tenía ayer una entrevista muy interesante con Bill Lawrence, showrunner de "Cougar Town". Sepinwall dice que ha sido una de las series que más drásticamente ha cambiado en la segunda mitad de su primera temporada, y Lawrence cuenta algunas razones detrás de ese cambio, explicando, por ejemplo, que los guionistas siempre se pasan los seis primeros capítulos de una serie intentando discernir qué funciona y qué no, para quedarse sólo con los que ellos creen que son sus puntos fuertes. Para él, resultaba más interesante convertir la comedia en algo más coral y absurdo y olvidar un poco la premisa inicial, y el caso es que casi me ha convencido para añadirla a mi lista de pendientes para el verano. Tendrá que competir por un hueco seguramente con la cuarta temporada de "The Wire", "Chuck" y "Treme" (y con los estrenos estivales).

2.- Estas últimas semanas, dos polémicas absurdas han estado dando vueltas y más vueltas por la blogosfera. Las dos tienen de fondo la homosexualidad, una referida al fútbol y la otra a los actores gays que interpretan personajes heterosexuales. Si la primera saltó por una foto fuera de contexto tomada a la salida del entrenamiento del Barcelona, la segunda lo hizo a raíz de este artículo de "Newsweek" que usaba de excusa una crítica al reestreno en Broadway del musical "Promises, promises", que adapta la película "El apartamento". El objeto de dicha crítica era Sean Hayes, su protagonista, un actor homosexual que para el autor del artículo ejemplifica por qué los intérpretes gays no son convincentes dando vida a heterosexuales. Ni qué decir tiene que la polvareda que ha levantado ha sido intensa (iniciada por una punzante carta de protesta de la compañera de Hayes en el musical, Kristin Chenoweth, a la que respondió después el propio periodista de "Newsweek", Ramin Setoodeh).

Vaya por delante que Setoodeh lleva razón en que la situación en Hollywood para los actores homosexuales no parece haber cambiado demasiado desde la época de Rock Hudson (y como de costumbre, no ha debido cambiar nada en el caso de las actrices), pero no creo que ser abiertamente gay (y que el público lo sepa) incapacite a un actor para interpretar a un heterosexual. Por mucho que al articulista no le parezca así, Jonathan Groff es más que convincente como Jesse St. James, "el terror de las nenas", en "Glee", y Neil Patrick Harris está simplemente sensacional como el mujeriego Barney en "Cómo conocí a vuestra madre". Depende del talento del intérprete (y de la química que tenga con sus compañeros de reparto) "vender" ese personaje de un modo convincente. Nadie se queja, por ejemplo, de que Dianna Agron interprete en "Glee" a una chica muy cristiana, con colgante de cruz al cuello incluido, siendo judía (vale que Quinn era así sólo al principio). De todos modos, siempre me ha resultado muy significativo que la serie con menos prejuicios raciales y sexuales de los últimos años sea "Doctor Who".

3.- De repente, en cuestión de días, nuestra burbuja blogueril se ha llenado de memes de todas clases y colores. Los hay que nos piden que digamos qué series, que antes nos encantaban, ya no nos gustan, otros se escoran más hacia las que hemos dejado de ver y, finalmente, ha llegado otro cuyo objetivo son aquéllas que criticábamos sin parar o que siempre dijimos que nunca veríamos, para luego empezar a seguirlas y acabar enganchados (y tener que comernos nuestras palabras). Es casi un cliché que "Los Simpson" y "Cómo conocí a vuestra madre" estén en casi todas las entradas que siguen el primero (ya me dedicaré a llevar la contraria cuando Ted y compañía acaben la temporada), y también resulta muy común que "Friday Night Lights", "Buffy, la cazavampiros", "Doctor Who" y "Bones" figuren prominentemente entre los que siguen el último. Lo cierto es que, paradójicamente, a mí no se me ocurre qué poner en ninguno de ellos. En cuanto una serie ya no me gusta, dejo de verla (¿para qué sufrir?), pero sí es cierto que hay series que empecé a ver un poco por probar, sin casi expectativas, y que luego me gustaron mucho. "Life" es una de ellas, o "Parenthood" esta temporada, o "Cinco hermanos" y "Ugly Betty" en su momento (aunque éstas dos se han quedado en el limbo, por desgracia).
Publicar un comentario