25 mayo 2010

Por el futuro

ALERTA SPOILERS: Los finales de temporada se acumulan y hay que empezar a hacer sesión doble. En este caso, veremos qué esperanzas para el futuro dejan la quinta temporada de "Bones" y la sexta de "Medium".

Un año es mucho tiempo. O no, dependiendo de a qué lo dediques. Desde luego, como de costumbre, el título del capítulo no ha engañado a nadie y, así, tenemos al final un nuevo principio, el comienzo de un nuevo capítulo en esta historia y, especialmente, en la relación entre Booth y Brennan. Como si fueran personajes sacados de "Antes del amanecer", acuerdan volver a encontrarse un año más tarde, en el banco al lado del carrito (creo que de helado) en la fuente cerca del Jeffersonian. En ese tiempo, sus experiencias en una excavación arqueológica en Indonesia y con el ejército en Afganistán los habrán cambiado y, tal vez, les obliguen a repensar su relación, algo que aún no han hecho desde aquella conversación al final del capítulo 100. Una separación, además, es el truco más viejo en el manual del manejo de la TSNR.

Lo curioso es que la pobre Cam se queda casi sola en el Jeffersonian, porque Angela y Hodgins se toman un año sabático para irse a París y hasta Daisy se va, en su caso a la excavación con Brennan. Que ella terminaría marchándose era evidente tras el final del juicio del Sepulturero, pero no esperaba que todo el mundo decidiera dar un giro a sus vidas. Alejarse y adoptar cierta perspectiva puede ser interesante para la próxima temporada (en la que habrá más obstáculos entre la doble B, seguro), porque de una cosa podemos estar seguros; esa despedida en el aeropuerto no era de dos amigos que se separan durante un año, aunque no hicieran más que darse un fuerte apretón de manos. ¿Estará Brennan preparada para asumir de verdad el dolor asociado a la posibilidad de la felicidad que implica dejar entrar a otras personas en su vida? Dejar que las emociones nublaran su objetividad le jugó una mala pasada en el juicio contra el Sepulturero, y está decidida a no dejar que pase otra vez. Pero, y aquí viene lo interesante, no porque ella pueda sufrir, sino porque puede herir indirectamente a los demás. Tengo curiosidad por ver por dónde se mueve Brennan la próxima temporada.

Una de las notas comunes que se han desarrollado a lo largo de esta temporada de "Medium" ha sido el despertar definitivo del don de Allison en su hija mayor, Ariel. Sí, habíamos visto otras veces sueños de ella, igual que los de Bridget y Marie, y alguna que otra vez hasta había soñado con su madre cuando era joven, pero ha sido ahora, cuando se encuentra a punto de irse a la universidad (a Dartmouth, de la muy elitista Ivy League), cuando ha ganado más protagonismo y ha empezado a verse envuelta en situaciones no muy diferentes de las que vivió Allison en su momento. El capítulo en el que tiene lagunas temporales, algunas de años, fue uno de los más logrados y le ofreció espacio a Sofia Vassilieva, su intérprete, de demostrar también que se ha hecho mayor. El último de la temporada, por su parte, entrelazó la hipotética muerte de Allison con los deseos de Ariel de irse a Dartmouth, y se ejemplificó la reticencia de su madre a dejarla marchar con todos esos casos cuya resolución le sopla a Ariel desde el más allá.

Ha sido un interesante final que, además, dejaba un último plano que podría haber cerrado perfectamente la serie si la CBS la hubiera cancelado (pero tendremos séptima entrega el próximo otoño). El centro estaba puesto en la familia DuBois, que ha sido todavía más protagonista de los sueños y las preocupaciones de Allison que de costumbre, mostrando de modo aún más preminente que esta serie es más un drama familiar (muy bien retratado) que otra cosa. Por supuesto, no han faltado los invitados especiales de renombre (incluida Martha Plimpton), los episodios un poco más humorísticos (el del caso de suplantación de personalidades fue especialmente divertido) y los sueños y casos realmente inquietantes (como el asesino "chupasangre"), pero los DuBois siempre se han mantenido como el ancla de todo.
Publicar un comentario