24 mayo 2010

El último final

ALERTA SPOILERS: Pues sí, tenía que caer. El final de "Perdidos" va a comentarse a continuación, por lo que si ni sabéis qué ha pintado Vincent en ese capítulo, es preferible que no continúeis leyendo.

Un ojo se abre en medio de un bosque de bambú y, seis años más tarde, ese mismo ojo se cierra justo en el mismo sitio. Ha sido una bonita simetría para acabar "Perdidos", que ha pasado casi todo su último capítulo (en realidad, los dos últimos) haciendo alusiones y referencias a la primera temporada de la serie, ya fuera Jack cosiendo una herida a Kate (invirtiendo sus papeles del piloto) o Jack y Locke asomándose a la boca de un largo túnel o Kate ayudando a Claire a dar a luz (otra vez). Como bien se ha comentado en las críticas de bastantes blogs estadounidenses, ha sido en el aspecto emocional y de cierre para los personajes donde el final ha funcionado a la perfección. Cada vez que alguno de ellos recordaba toda su vida pasada, era difícil no emocionarse con ellos, y hasta ha logrado que nos reconciliáramos con personajes que parecían bastante perdidos para la causa, como la pareja Jack-Kate (apostaría algo a que Matthew Fox o Evangeline Lilly mandan este episodio a los Emmy, y no les faltará razón).

Permitidme que vuelva a traer a colación las inevitables comparaciones con "Galáctica", que terminaba el año pasado también dando una resolución a las historias de sus personajes y dejándose muchos flecos sueltos. Entonces, en "ByTheWay" ya apuntaban que el último episodio de una serie está para que nos despidamos de todos esos personajes y de todo ese mundo, y que no está para que se dén respuestas; ésas tienen que darse en los capítulos anteriores. Aquel "Daybreak" de "Galáctica" levantó exactamente las mismas críticas que este "The end" de "Perdidos", muchas de ellas centradas en que tuviera un tono tan espiritual-religioso. Puedo tener alguna reserva con ello, pero no demasiadas. La fe siempre ha ocupado un puesto relevante en gran parte de las cosas que pasaban en la isla, ya fuera seguir apretando aquel puñetero botón o confiar en que la explosión de una bomba nuclear podía reescribir el pasado.

Pero, en eso al menos, nunca nos engañaron. Lo que pasó de verdad pasó. Ese universo alternativo que hemos visto esta temporada (y que no siempre ha funcionado) no era más que el purgatorio, el embarcadero donde todos los personajes debían esperar a que llegara Caronte y los llevara a la otra orilla de la laguna Estigia, donde podrían dejarse llevar y abandonar definitivamente cualquier resto de su vida mortal. Eso no quiere decir que todos estuvieran muertos desde el principio, como he leído también. La clave aquí está en la frase que le dice Christian a su hijo: "algunos murieron antes que tú, otros mucho después". Pero todos se reúnen en un lugar donde el tiempo no existe como lo entendemos nosotros para continuar juntos la última parte de su viaje.

Una cosa sí es cierta, y es que "Galáctica" se sostiene mejor como un todo que "Perdidos", cuyas temporadas, aunque parezca que no, son más independientes. No sé cómo explicar mejor esa sensación, del mismo modo que tampoco sé explicar mejor que me sorprende mucho que, a la luz del último capítulo, haya gente tan dispuesta a descartar todo lo ocurrido antes en la serie como intrascendente y sin importancia. Si no hubieran vivido todo eso, no habríamos visto a todos los personajes reunidos finalmente en esa iglesia con símbolos de varias religiones distintas. Por otro lado, es verdad que la trama esta temporada ha sido un poco patillera, con personajes que se dedicaban sólo a ir de un lado a otro de las islas como si estuvieran participando en "The amazing race" y, de todas las respuestas que han dado, podrían haber dejado sin explicar qué había en el corazón de la isla. Con saber que era un lugar de poder que gente como la Iniciativa Dharma quería controlar teníamos suficiente.

Pero no vamos a dar más la lata buscando más conexiones o incoherencias, o esto acabará pareciendo "El péndulo de Foucault". "Perdidos" ha sido un viaje realmente entretenido con sus altibajos y sus grandes momentos (el final de la tercera temporada sigue siendo de mis favorutos) y es innegable que ha cambiado el modo en el que vemos y comentamos las series de televisión. Desde el principio, su centro estaba en los personajes (aunque ese centro se diluyera algunas veces) y, por tanto, es justo que ellos protagonizaran el final. Como bien resumían las críticas en Estados Unidos, si ellos eran lo que más te importaba de la serie, es más probable que el final te haya gustado. Si te interesaba más la resolución de los enigmas, supongo que era inevitable acabar decepcionado. Permitidme que, para cerrar esto, parafrasee a Starbuck y diga que hemos llegado al final del viaje, y se siente bien. Namaste.

P.D.: Las alusiones y referencias merecen un apartado para ellas solas, desde las ya clásicas a "La guerra de las galaxias" ("I've got a bad feeling about this" fue la mejor), a unas inesperadas a "El prisionero" (con Hurley y Ben de Número 1 y Número 2 y Sawyer despidiéndose de Locke con un "I'll be seeing you") a un Miles que se ha lucido en sus one-liners con su fe en la cinta aislante a una Kate que ha hecho la mejor metarreferencia de toda la serie ("¿Christian Sheppard? ¿Estás de broma?").
Publicar un comentario en la entrada