15 mayo 2010

Con pies de barro

Los ídolos con pies de barro siempre acaban cayendo. Y las supernovas, aunque alcanzan un brillo cegador, se terminan apagando. Ayer, en un frenesí de anuncios de renovaciones y cancelaciones sólo explicable por la inminencia de los upfronts, la NBC y la ABC anunciaban que dos de sus series, a priori, estrella no continuarían la temporada que viene. Ni "Héroes" ni "FlashForward" han sido inmunes a las audiencias en barrena ni a la percepción pública, y crítica, de que no estaban a la altura de las enormes expectativas suscitadas por sus estrenos. Bueno, eso ha sido en el caso de "FlashForward", porque la agonía de "Héroes" ha sido bastante prolongada. Yo la abandoné a la mitad de la tercera temporada, en la que se veía ya claramente que aquello no podía remontar y volver a las alturas de la primera parte de su primera temporada, cuando el fandom se volvió loco y llegó a decir que era mejor que "Perdidos".

La NBC se resistió la pasada temporada a cancelarla porque había sido su gran esperanza de abandonar el pozo, y supongo que pensaban que aún podían poner un torniquete que parara la hemorragia de espectadores. Pero que esta midseason no fuera capaz de aguantar la audiencia que le dejaba "Chuck" (que admitámoslo, no es estelar), ha sido la confirmación definitiva de que, como decía mi abuela, donde no hay cabeza, todo son patas. Y en esta serie, hace tiempo que cabeza, había poca, y no estaba muy claro qué pretendían hacer con todos esos personajes. Hay quien tenía esperanzas aún de que el barco pudiera reconducirse, pero un transatlántico cuesta mucho de virar.

Lo de "FlashForward" ha sido una de las grandes decepciones de la temporada, es cierto que por culpa, en parte, de unas exageradas expectativas fomentadas por la promoción hecha desde la ABC. Se veía venir que la cadena acabaría eligiendo sólo una de sus dos grandes apuestas del otoño, y al final "V" ha tenido más suerte (convirtiéndose en la primera serie que consigue aprovechar el lead-in de "Perdidos", que ya se había cargado otros años "Invasión" o "The Nine"). Ser derrotada todos los jueves no ya por "Survivor", sino también por "Bones" y, en las demográficas, además por "The vampire diaries" no era precisamente un buen augurio para esta serie que, por mucho que digáis que ha mejorado últimamente, tenía la enorme losa de unos episodios iniciales que se disolvían con la misma facilidad que una pompa de jabón.

No hace mucho, los críticos americanos hablaban sobre las series "de concepto elevado", de gran ambición temática e impulsadas por una idea espectacular, que sin embargo fracasaban porque su ejecución, que es lo que de verdad cuenta, estaba muy por debajo de lo necesario. También decían que la línea que separa la grandeza absoluta del fracaso total es mucho más fina que entre el fracaso y la mediocridad, y que a veces es preferible aspirar a la grandeza y pegártela que ir sobre seguro. Y si pretendes llegar a lo primero haciendo lo segundo, enseguida se te verán las costuras.
Publicar un comentario