06 mayo 2010

El poli duro y la fiscal sordomuda

Entre las series que emitía La 2 a mediados de los 90, una de las que yo recuerdo haber visto todos sus capítulos, sin perderme ni uno, era "Dudas razonables". ¿Que de qué iba? ¿De verdad tenéis que preguntarlo, con lo que me gustan a mí las series de policías? Estaba protagonizada por Mark Harmon (todavía en plenas facultades de sexiest man alive) y Marlee Matlin en su primer papel para televisión, cinco años después de haber ganado el Oscar por "Hijos de un dios menor", e interpretaban a un policía de Chicago caído en desgracia en el departamento, Dickie Cobb, y la asistente del fiscal del distrito, Tess Kauffman, para la que Cobb empieza a trabajar, principalmente porque él sabe el lenguaje de los signos y ella es sordomuda. Entre los dos se dedican a investigar casos y llevarlos ante el tribunal, teniendo que enfrentarse al oportunista jefe de Tess, a los abogados defensores, a los ex compañeros de Dickie, que no confían en él por un caso de corrupción policial que él destapó, al ex marido manipulador de ella y a la novia de él, celosa de Tess.

Como no podía ser de otro modo, conforme avanzan los capítulos, la relación entre Dickie y Tess se va haciendo más estrecha (aparte que yo recuerdo que Harmon y Matlin tenían buena química en pantalla), y cuando la serie fue cancelada, al final de la segunda temporada, el tema estaba bastante claro y allanado que pasara ahí lo que tenía que pasar, que creo que estuvo a punto. Y eso que Tess llegó a estar liada con un israelí del que no sabía que era espía del Mosad y Dickie tuvo más novias aparte de aquella primera, pero evidentemente, todos sabíamos que al final acabarían juntos. Lo que recuerdo de "Dudas razonables" es bastante vago, de todos modos. Me acuerdo que ella tenía en su casa un teléfono "con subtítulos", como quien dice, y que ellos dos daban bastante bien el papel. Era una serie de casos bastante convencional, típica de los 90, pero muy entretenida. Aunque si luego veo algún trozo por YouTube, los estilismos hacen un poco de daño, que es de 1991.

Matlin le pilló el truco a esto de la tele después de la cancelación de la serie y pasó a formar parte del reparto de "Picket Fences" y a aparecer en un montón de sitios hasta que aterrizó en "The L Word". Harmon, por su parte, es ahora el protagonista de una de las series de más éxito en EE.UU. desde hace un par de temporadas, "NCIS" (uno de los pocos procedimentales que nunca me ha convencido). Pasó por "Chicago Hope" con interioridad y tuvo un episódico en "El ala oeste de la Casa Blanca", sin llegar a repetir las cotas que alcanzó en los 80, cuando fue uno de los guapos oficiales de la década.
Publicar un comentario