09 enero 2012

Internet, la audiencia y las cancelaciones

En los últimos años, está claro que Internet ha cambiado el modo de ver televisión. Ya no nos referimos a la descarga de series o su visionado en streaming si no, simplemente, a la posibilidad de comentar con otros aficionados lo que estamos viendo a través de las redes sociales. Las quedadas por Twitter para ver desde la entrega de los Emmy hasta el último capítulo de "True Blood", o la última miniserie basada en algún personaje real de Telecinco, ya no son algo novedoso ni extraño para quienes tenemos esta peculiar afición de ver series. A través de los blogs, Twitter, Facebook, Tumblr o los foros de fans (que a veces suenan tan de 2004) podemos hacernos una idea de las series que atraen más interés y que se siguen con más fervor, y también es normal que se organicen rápidamente campañas para su salvación si los fans sienten que la espada de la cancelación pende sobre ellas.

Sin embargo, también hemos comentado en otras ocasiones que hay que tener mucho cuidado de pensar que Twitter representa al total de la población de un país, o al total de los espectadores que podrían estar viendo una serie. En la gira de invierno de la TCA, algunos periodistas le preguntaron a Robert Greenblatt, el presidente de NBC, por qué estaban emitiendo episodios nuevos de "Chuck" durante las vacaciones navideñas, cuando todas las demás series están de hiato y sólo emiten repeticiones. La respuesta de Greenblatt fue muy clara: "¿Has visto las audiencias? Esos intensos fans que se vuelven locos en Internet no han venido a la serie". O como se preguntaban en PopWatch, ¿de quién es la culpa cuando los fans muy activos en Internet no ayudan a que una serie sobreviva?

Por mucho que nos quejemos de que el método actual de medida de las audiencias se ha quedado trasnochado, no hay otro, de momento, para ver si una serie sigue adelante o se acaba, y si los fans no la ven en directo, poco se puede hacer. De nada sirven las campañas por Twitter si los espectadores van a continuar viendo los capítulos tres días más tarde. Greenblatt también intentó tranquilizar las continuas preocupaciones por el futuro de "Community" diciendo que volvería a la parrilla en marzo (o así), pero los días de esa serie están contados (¿una temporada más y ya? No sería raro). Por supuesto, la respuesta a la pregunta que se plantean en ese blog no es tan sencilla, y entran muchos factores en juego en el hecho de que una serie gane nuevos espectadores cuando ya lleva varias temporadas en antena.

El panorama televisivo es mucho más complejo que antes. Eso puede facilitar que Fox, por ejemplo, renueve "Dollhouse", "Las crónicas de Sarah Connor" o "Fringe" en temporadas en las que, con los números en la mano, debería haberlas cancelado, y también provoca que, como explicó también Greenblatt, a una cadena ya no le valga con un éxito para romper una mala racha. ¿Pero puede un único fracaso más hundirla sin remedio?

P.D. podcastero: De las declaraciones de Greenblatt en la gira de la TCA hablamos en la nueva edición de "Yo disparé a J.R.", una edición con inconfundible aroma británico gracias a los comentarios sobre "Doctor Who", "Downton Abbey" y "Black Mirror". Alberto, de "Diamantes en serie", colabora con nosotros para hablar de esta serie, y terminamos con nuestra labor de evangelización de las virtudes de "The Closer". Podéis escuchar y conseguir las opciones de descarga del podcast en el blog. He aquí el menú del día:

- 0': Expectativas de "Awake", "Alcatraz" y "Smash".
- 15': El especial de Navidad de "Doctor Who" y su futuro.
- 23': El especial de Navidad de "Downton Abbey" (con spoilers).
- 35': "Black Mirror".
- 1h 11': La séptima temporada de "The Closer".
Publicar un comentario en la entrada