25 octubre 2008

Diagnóstico diferencial

Sabes que estás en peligro en cuanto los medios empiezan a darte recetas de las cinco (o diez, o las que sean) maneras de salvar tu serie. Se hizo en la segunda temporada de "Perdidos", se hizo con "Studio 60", y ahora le ha tocado el turno a "Héroes", el árbol caído favorito del que hacer leña en estos momentos. "Entertainment Weekly" (que siempre le ha dado bastante cancha a la serie), enumera los cinco problemas y sus soluciones para que vuelva a recuperar parte del factor cool que tenía cuando empezó. Por ejemplo:

1.- Demasiados héroes. Hay que retirar a algunos.
2.- Giros absurdos en la trama. Haz más listos a algunos héroes.
3.- Realidad exagerada. Vuelve a las raíces de "Héroes".
4.- Narración estancada. Busca nuevos trucos.
5.- "Héroes" es demasiado prescindible. Encuentra una gran visión y fija una fecha para su final.

Ésos son los consejos que le dan a Tim Kring para que la serie, por lo menos, sea entretenida. No puede pretender aspirar a convertirse en un fenómeno global y masivo porque su género, de por sí, constriñe esas opciones, pero parece que, tras su buen arranque, éste es un caso de "entre todos la mataron y ella sola se murió".

Conste que no es un fenómeno que afecte sólo a "Héroes", aunque la suya es una de las caídas en desgracia más rápidas que recuerdo. Es común que lo sufra una serie que lleva ya varios años en antena y se enfrenta al dilema de dejarlo todo como está y confiar en que eres tan bueno, que los espectadores seguirán apoyándote, o cambiar algunas cosas, introducir algo de aire fresco que te dé un empujoncito para mantenerte otros pocos años en antena. El cambio de equipo en "House" fue una buena idea en la cuarta temporada, pero en esta quinta son una rémora (especialmente Trece. En serio, sigo sin encontrarla tan fascinante como quieren presentarla, y me reafirmo en que muchas de las situaciones en las que se ve envuelta con House, ya las pasó antes Cameron). Los líos sentimentales derivados del año que pasaron en Nueva Cáprica fueron, en general, un gran error en la tercera temporada de "Galáctica", aunque nos dejaran un par de buenos apuntes, y a pesar de que Stella comenzó siendo un soplo de aire fresco en "Cómo conocí a vuestra madre", era demasiado evidente por dónde iban los tiros.

Todo el mundo comete errores, y no pasa nada por apostar por un elemento nuevo, por querer que la serie evolucione y no se estanque. A veces funciona, y a veces no. Hay que reconocer que, en ocasiones, habría que aplicar más la máxima de Yoda de "hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes" o, por lo menos, ser coherente con la línea por la que has apostado (ya sabes, no resucites a un tío del que llevas toda la temporada diciendo que la va a palmar). En muchas ocasiones, todas nuestras quejas, nuestras críticas desaforadas y nuestros odios se deben más a una cuestión de expectativas que a otra cosa. Porque, por otro lado, tampoco se puede mantener una séptima temporada exactamente igual que la primera. Entonces diríamos que se han estancado. Y si cambian mucho, que ya no es lo mismo de antes.

P.D.: La foto es de una entrada muy divertida del blog "Glark" sobre "títulos de televisión verdaderos". Me encanta el de "1% elección. 99% espera" para "Quién quiere ser millonario" (¿o es "Deal or no deal"? No estoy segura). Y en los comentarios se apunta uno para "House" ya clásico: "Nunca es lupus".
Publicar un comentario