27 octubre 2008

Ellas dan el golpe

En esta última semana, se han unido varias circunstancias que no hacen más que apuntar cómo el papel de los personajes femeninos ha cambiado en la televisión (no tanto en el cine de los blockbusters y el taquillazo del primer fin de semana). Primero, un pequeño comentario, en la sección de Kristin Dos Santos de "E! Online", sobre las chicas de "Cómo conocí a vuestra madre"; después, nuestra tertulia de la semana pasada en Radio San Vicente (que en breve estará disponible en "Teleginios"), en la que hablamos sobre esas actrices por encima de los 40 (y los 50) que encuentran su refugio dorado en las series; y por último, este artículo en "Los Ángeles Times" sobre "Bones" (ya sé que estoy monotemática, y que está un poco pillado por los pelos, pero me lo he encontrado fortuitamente).

Hablar de los personajes femeninos fuertes es ya casi un tópico desde "Buffy, la cazavampiros" (que empezó a traerlos a primer plano), y es también algo bastante común a muchas de las series que se incluyen en eso ya tan manido de la nueva Edad de Oro de la ficción televisiva. Es innegable que permiten que sigamos viendo a actrices que, de otro modo, quedarían condenadas en el cine a hacer de abuelas y a papeles menores (la pobre Gena Rowlands es un buen ejemplo). Gente como Sally Field, Glenn Close, Mary McDonnell, Holly Hunter, Kyra Sedgwick y Mary Louise Parker han encontrado en la tele el mejor escaparate de su gran talento, que se había visto en contadas ocasiones en la pantalla grande (en serio, Kyra, ¿"Phenomenon?"), y son los productos del cable los que más se adentran por el camino de las protagonistas femeninas con identidad propia, desde "Daños y perjuicios" a "Galáctica". Lo curioso es que eso está viéndose también en series de cadenas en abierto, que optan por una inversión de roles entre hombres y mujeres.

Ya comentamos cómo se hacía eso en "Bones", en la que tanto Brennan como Cam le han recordado a Booth sin tapujos que ganan más dinero que él (y tienen una posición laboral más alta). En "Cómo conocí a vuestra madre", si exceptuamos a Barney, que va a su rollo, son Lily y Robin las que suelen hablar sin problema, y sin rodeos, sobre sexo, son las más directas a la hora de buscar una solución a alguna situación complicada y son también las que más a menudo le buscan ligues a Barney. Marshall y Ted suelen ser bastante blanditos. Brenda es la jefa en "The Closer" (igual que Cuddy es la jefa en "House", aunque House la sabotee todo lo que puede), y qué mejor ejemplo de mujeres con poder que la presidenta Laura Roslin (la pobre Geena Davis de "Señora Presidenta" duró menos que un trozo de mantequilla en un día de verano), y de mujeres superando a los hombres en su mismo campo que Starbuck en medio de los pilotos de la Flota Colonial.

Las mujeres que han de labrarse su camino en ambientes eminentemente masculinos están representadas a la perfección en la superintendente Jane Tennyson de "Principal sospechoso", en todas las trabas y los obstáculos que debe superar para poder hacer su trabajo. Claro que esa dedicación absoluta tiene su reverso, que en el caso de Tennyson es el alcoholismo. Éste debe ser el trabajo más completo e impresionante que ha debido hacer nunca Helen Mirren, porque ella ha sido Tennyson durante 15 años (no de continuo), y ha podido interpretar su evolución, su envejecimiento, su creciente desengaño. La posibilidad de que los personajes vayan evolucionando es uno de los aspectos que más atrae a los actores a las series, y pocas opciones hay para actrices de cierta edad de encontrar esos papeles en el cine. Además, sus series tienen éxito (Tina Fey se ha convertido, en EE.UU., en un paradigma por ser protagonista, guionista principal y creadora de "30 Rock") y demuestran que estas mujeres tienen mucho qué contar.
Publicar un comentario