08 octubre 2008

Wibbly-wobbly timey-wimey

ALERTA SPOILERS: Sólo por si se me escapa algo sobre la tercera temporada de "Héroes", para que luego no vengáis con que no os avisé. No, la foto no es de "Héroes", ya hablaremos de ella más adelante.

Sin haber visto aún el quinto episodio de la tercera temporada de "Héroes", me ha sorprendido la virulencia con la que se está atacando la serie últimamente en los medios estadounidenses. Maureen Ryan, del "Chicago Tribune", ha decidido dejarla por imposible, cansada de esperar otro "Company man" y decepcionada por las tramas basadas en saltos temporales que, en realidad, no aportan ningún elemento nuevo ni más emocionante a la serie. Digo que me sorprende porque, desde que se solucionó aquella trama de "Salva a la animadora, salva el mundo" de la primera temporada, todas las señales de esta debacle estaban ahí y, como se suele decir, la serie era una bomba de relojería. Además, tengo que decir que estoy de acuerdo con Ryan en su queja de que siempre se lucha contra los archivillanos en el futuro, futuro que después se deshace en cuanto Peter vuelve al pasado (o al presente) y se encarga de eliminar aquello que hacía posible ese futuro.

Como Marty McFly bien puede atestiguar, los viajes en el tiempo dan no pocos dolores de cabeza. Y no hablamos de saltos adelante en las tramas, como los que dieron en su momento "Galáctica" o "Mujeres desesperadas", sino de historias que entrecruzan líneas temporales, en las que los personajes pasan de unas a otras con la misma naturalidad con la que irían a las rebajas. No es nada fácil no ya hacerlas bien, sino conseguir que el espectador entienda lo que está pasando (misión que, a mi parecer, los chicos de "Perdidos" cumplieron con creces). A pesar de todo lo que se pueda decir sobre ella, ésa es una de las virtudes de "Los cronocrímenes", y cuando no hay manera de averiguar qué está pasando, debería ser tan inquietante como "Primer" para compensarlo.

Los saltos en el tiempo, los universos paralelos, incluso los clones y los doppelgängers son todas herramientas muy vistosas que dan para grandes golpes de efecto y cliffhangers de los de imitar a Harold Lloyd. El problema, claro, está en llevar esa línea argumental con coherencia y hasta las últimas consecuencias, algo que últimamente no se estila. Los fans de "Smallville" se han quejado muchas veces de que los guionistas se marcan verdaderas bombas para terminar algunas temporadas que luego se arreglan con recursos del nivel de "me desperté y descubrí que estaba soñando". Ah, no. Vale más una muerte en condiciones y coherente con la historia, como la de Charlie, a que te estén mareando de un lado para otro como un Sylar cualquiera.

P.D.: Hablando de "Mujeres desesperadas", no he empezado a ver su quinta temporada, pero he de reconocer que este diálogo entre Edie y Gabrielle, a cuenta de los kilos de más de la última, me ha hecho recordar los buenos tiempos de "La chicas de oro". Lo dejo en inglés porque, traducido, pierde parte de la gracia: "I had two kids - For what? Breakfast?".

P.D. 2: La foto y el título de esta entrada no pertenecen a "Héroes", claro, sino a "Doctor Who" y a una gran historia de saltos temporales como es "Blink". Incluso aunque no os guste "Doctor Who", o nunca hayáis oído hablar de ella, tenéis que ver este capítulo de la tercera temporada. Y no parpadeéis.
Publicar un comentario