20 octubre 2008

El sonido del silencio



La explicación a por qué está ese vídeo ahí arriba, y no otro, la tendréis un poco más adelante, tened paciencia.

Una de las cosas que más se le están reprochando a "Fringe" (y con razón) es su abuso de la banda sonora. Sabemos que Michael Giacchino compone unas músicas muy cinematográficas y, por lo general, suelen ser muy bien empleadas en las series. La banda sonora de "Perdidos" suele tender más a la sutileza, a temas subyacentes que van tomando importancia. A veces me recuerda mucho a las músicas que Bernard Herrmann componía para Hitchcock, sobre todo los pasajes menos famosos de "Psicosis". Sin embargo, la de "Fringe" peca de grandilocuencia, un defecto compartido con el resto de la serie, y de querer estar por todas partes. Muchas veces, parece estar haciendo el trabajo que deberían hacer los actores y la manera en que está rodada una escena, y en lugar de subrayar la emoción, o simplemente apuntarla, intenta poner ella sola toda la emoción. La saturación nunca es buena.

En los thrillers, sobre todo, el silencio puede ser un arma mucho más poderosa que una banda sonora sonando a todo trapo y gritándonos en el oído: "¡Eh, mira, que ahora viene la parte con suspense y en la que los protagonistas están en peligro!". El silencio, roto sólo por los sonidos propios de la escena, y la composición de ésta resultan, la mayoría de las veces, mucho más efectivos. El vídeo de arriba corresponde a una escena de "Marnie, la ladrona" que ejemplifica esto a la perfección (y que, si habéis estudiado alguna vez algo relacionado con Imagen, es probable que hayáis diseccionado en clase). En el famoso montaje paralelo de "El padrino", más que silencio, lo que se hace es utilizar el sonido ambiente del bautizo para potenciar la brutalidad de los asesinatos que se nos muestran a la vez.

Hace poco me di cuenta de que las escenas de batalla de "Hermanos de sangre", en su mayoría, no llevan música. La única banda sonora son los disparos y los gritos de los soldados. Si no recuerdo mal, casi todo el asedio al helado bosque de Bastoña transcurre de la misma manera, y cuando hay música, ésta casi nunca opta por las fanfarrias guerreras con metales y percusión, sino por las cuerdas. Algunas de las batallas de "Galáctica" también empiezan así, sin música, que entra un poco más adelante, con esos tambores japoneses marca de la casa.

P.D.: Después de este momento gafapasta, una curiosidad. ¿Alguien vio ayer "Pekín Express"? Porque me da la sensación de que, en un momento en el que algunos de los participantes llaman a sus familias por teléfono, podía escucharse la banda sonora de "Perdidos" (creo que una parte de este tema). Y ya que estamos con estas curiosidades, una compañía de móviles está empleando, para anunciar su plan para "gastones", la canción de Gastón de "La bella y la bestia".
Publicar un comentario