12 octubre 2008

Las series de la semana (III)

- "Acostarse con una chica que tiene dos nombres no equivale a un trío". Con frases como ésa, Reese va ganando puntos capítulo a capítulo de "Life". Más cuando se ha atrevido a preguntarle a su padre si metió en la cárcel a un hombre inocente. Ahí lo llevas. El futuro de la serie no es bueno (no creo que su ubicación definitiva de los viernes le haga ningún bien), y es una pena porque resulta entretenida, Damian Lewis merece que se le dé un voto de confianza y están convirtiéndose en maestros de los crímenes peculiares (un cadáver congelado roto en pedacitos) y en los toques de humor integrados perfectamente en la historia. Me río bastante con Crews y Reese, y los echaré de menos si la NBC decide acortar su vida. Vaya, que aportan algo más que "The Mentalist".

- La otra serie con la que me lo paso en grande es, por supuesto, "Bones". Esta semana, el muerto era un transexual pastor de una iglesia protestante, y las conversaciones sobre religión y fe de Brennan y Booth no desmerecieron para nada lo que se esperaba de ellos (igual que esa disquisición sobre si Booth preferiría que Brennan fuera un hombre, y viceversa). Los sucesivos internos que pasan por el puesto de Zack son una fuente de diversión porque cada cual es más peculiar, y porque Cam está llevándose unos buenos momentos a su costa. Por cierto, interesante este pequeño reportaje, algo antiguo, sobre Kathy Reichs, la creadora del personaje de Temperance Brennan y en la que está ligeramente basada la protagonista de la serie.

- "Cómo conocí a vuestra madre" estuvo un poco floja, la verdad, pero tampoco vamos a hacer demasiada sangre de ella, que Barney siempre merece la pena. Tampoco "Medium" estuvo a su nivel habitual, aunque el tratamiento del sonido en un episodio en el que Allison sueña con una niña sorda estuvo muy logrado. De "Cazadores de hombres" pillé trozos sueltos, y en lo que respecta a ese arco de la venganza del personaje de Emma Suárez, mejor os remito a esta crítica. Es muy cierto que, si quieres enganchar al público y tienes una trama para toda la temporada, lo suyo es no quemar todos los cartuchos en el piloto. Un poquito de misterio nunca viene mal.

- Esta semana, el segundo debate Obama-McCain nos dejó sin "Fringe", "The Mentalist" y "House". A cambio, se estrenó la versión yanqui de "Life on Mars", pero aún estoy decidiendo si le doy una oportunidad. Las promos la hacen demasiado parecida al original británico, incluso en lo molona que puede ser su banda sonora (pero me temo que Harvey Keitel no es Philip Glenister). También se ha estrenado otro remake, "Kath & Kim", con unas críticas atroces que sólo salvan su sintonía, "Filthy/Gorgeous", de Scissor Sisters. Y pretender hacer un renake de "Absolutamente fabulosas". Que Dios nos coja confesados.

- ¿Una empresa farmacéutica libera una extraña enfermedad, muy contagiosa, en una cárcel con la aquiescencia del gobierno estadounidense? No es un próximo episodio de "Fringe", sino uno de la segunda temporada de "Expediente X". No digo más.

- Tara es lo mejor de "True Blood", ella y su primo Lafayette. El resto del conjunto no está mal, y ha mejorado con respecto al principio, pero ellos dos son las principales atracciones para mí. Todavía más porque la actriz que interpreta a Tara se llama Rutina. ¡Rutina!

Música de la semana: Mi paciencia con "Héroes" se agota. El título de "heredero de Kim Bauer" también lo merece Peter Petrelli, y todo el rollo Nathan-Linderman ya lo he visto, más conseguido, entre Seis y Baltar en "Galáctica". Mi límite del parón navideño se mantiene, pero mucho ha de cambiar para que no le endose el principio de una canción de Lori Meyers, "Cúmulo de propósitos", que dice: "Goodbye, c'est fini, me cansé de que todo me resulte un rollo". Sí, Lori Meyers era una actriz porno, y también una canción de NOFX.
Publicar un comentario