19 enero 2009

La receta de un cometa

Todo está inventado, y no sólo en televisión (los guionistas de comedias dicen que "Los Simpson" han "estropeado" cualquier chiste original que se les pueda ocurrir, porque la familia de Springfield lo hizo primero). Suele haber unos temas o tramas que se repiten casi siempre en un montón de series. De hecho, dependiendo del género de dicha serie, puedes adivinar qué cuatro o cinco puntos tocarán inevitablemente antes de la tercera temporada (si están faltos de ideas originales).

- La falsa pareja: Es un clásico de las series con un gran componente de tensión sexual no resuelta, a la que se da otra vuelta de tuerca haciendo que los protagonistas tengan que hacerse pasar por una pareja. Se ha hecho en "Expediente X" (en "Arcadia", en la sexta temporada), en "Doctor en Alaska" (en el capítulo en el que Maggie hace pasar a Joel como su novio ante sus padres), en "Bones", en "Remington Steele"... Podéis seguir añadiendo títulos, porque son cienes y cienes.

- La visita inesperada: Generalmente, es la de un viejo amigo de alguno de los protagonistas o la de algún familiar pesado. Por supuesto, la visita debe sacar a relucir sentimientos enterrados, o secretos del pasado o nuestros instintos homicidas.

- La primera vez: Cualquier serie de (o con) adolescentes que se precie debe incluir esta trama. Las familiares, por supuesto, la adornan con la consabida charla entre padres e hijos, pero en ese aspecto, después de las dos que Tami y Julie Taylor han tenido en "Friday Night Lights", cualquier cosa parece forzada.

- Todo es un sueño: No hace falta irse al final de "Los Serrano" para esto. Cualquier personaje puede soñar un capítulo con una trama alocada. Fleischmann sueña que tiene un gemelo que le tira los trastos descaradamente a O'Connell en "Doctor en Alaska", el de Jack Malone parece un episodio normal de "Sin rastro" hasta el final, a House se le va la pinza después de que le disparen al final de la segunda temporada...

- Amagos de muerte: Matar un personaje principal es uno de los golpes más duros que se le puede dar al fan de una serie. Por eso sus responsables (con notables excepciones) amagan siempre sus muertes, haciendo que o los rescaten en el último segundo o que el pez globo venenoso no fuera tal cosa.

- "Don't stop the music": Ésta no es una tendencia tan acentuada, pero los capítulos musicales casi siempre acaban en el radar de algunas series ya de por sí peculiares. El de "Xena, la princesa guerrera" es absolutamente imprescindible (no precisamente por el vozarrón de Lucy Lawless, que lo tiene), el de "Buffy, la cazavampiros" va camino de ser un paradigma y "Scrubs" fue de las últimas en marcarse un capítulo realmente conseguido.

- Saltos temporales: Últimamente, la nueva tendencia son los saltos temporales al final de una temporada (el "un año más tarde" de "Galáctica" o los cinco años después de "Mujeres desesperadas") o los episodios contados al revés (con esos ya clásicos "24 horas antes", por ejemplo) o aquéllos que manejan varias líneas temporales a la vez, y que a veces sólo se hace porque queda más "moderno".

P.D.: Lo de la receta de un cometa no me lo he inventado. Es un experimento a lo Flipy ideado por un profesor de instituto estadounidense para mostrar a sus alumnos cómo es el núcleo de un cometa y qué le pasa cuando su órbita lo acerca lo suficiente al Sol.
Publicar un comentario