01 enero 2009

La cara oculta de Ikea

Los libros de Henning Mankell protagonizados por el comisario Kurt Wallander han sido adaptados a la pequeña pantalla varias veces, así que no era raro que la BBC optara por probar con su propia versión, una versión que el mismo Mankell ha visto con buenos ojos. Con Kenneth Branagh dando vida al veterano policía, y con el obvio antecedente de "Principal sospechoso", la miniserie consta de tres capítulos, de unos 90 minutos de duración, que adaptan cada uno una novela de Mankell y el primero de todos, que por ahora es el único que he visto, resulta interesante y presenta un tema muy común en todos los casos que Mankell ha ideado: la presentación del revés más oscuro y sórdido de una sociedad tan ideal en apariencia como la sueca.

Esa idea de la oscuridad tras la fachada está compartida con los libros de Stieg Larsson, y los dos autores desmontan todas esas ideas preconcebidas que podemos tener sobre Suecia, desde su tolerancia a sus ayudas sociales, y nos muestran tramas de prostitución y brutales crímenes racistas en los que, además, sus autores no sólo no se sienten culpables, sino que creen tener derecho para hacer lo que les venga en gana. Sus protagonistas hacen lo que pueden, llevándonos por las alcantarillas de la sociedad del diseño de Ikea.

"Wallander", por su parte, cuenta con un protagonista central bastante logrado, que muestra no sólo la tenacidad con la que el comisario investiga los casos, que se pasan mucho tiempo en vía muerta, sino también su lado más humano en la relación con su padre y su hija. Se dedica una especial atención a detalles como las manos de los personajes, y la secuencia inicial consigue un peculiar contraste entre los campos cultivados y la muerte que lo inicia todo.
Publicar un comentario